Redescubriendo ūüĒé la Ciudad: Caf√© ‚ėē Tortoni

El Caf√© Tortoni, uno de los bares m√°s antiguos de la Ciudad ūüĆÜ, representa fielmente la quintaesencia de la vida cultural y gastron√≥mica porte√Īa. Conoc√© un poco ‚ěē¬†de su historia.

BANNERSWEB_CafeŐĀTortoni_820x300


Viejo Tortoni.
Refugio fiel
de la amistad junto al pocillo de café.
En este sótano de hoy, la magia sigue igual

y un duende nos recibe en el umbral.

“Viejo Tortoni”, tango.
Héctor Negro y Eladia Blázquez.

Jean¬†Touan,¬†inmigrante franc√©s¬†ūüáęūüá∑,¬†inaugur√≥ este bar, en la esquina de Rivadavia y Esmeralda, y lo bautiz√≥ Tortoni en homenaje al c√©lebre caf√© ūü•ź parisino sito en el Boulevard des Italiens, m√≠tico espacio cultural del siglo XIX.

Desde su sede porte√Īa inicial fue trasladado, en 1880, a la planta baja de la residencia,¬†de estilo¬†italiano, de Saturnino Unzu√© sobre la calle Rivadavia, en el barrio de Montserrat.

El edificio¬†del Caf√© perdi√≥ el fondo de su terreno cuando fue creada¬†la Avenida de Mayo, -proyecto impulsado por el intendente Torcuato de Alvear y terminado en¬†1888-,¬†pero se le construy√≥ una nueva¬†e imponente fachada con salida hacia la nueva calle, contando ahora con una planta baja y dos pisos. Proyectada por el arquitecto noruego¬†ūüá≥ūüáī¬†Alejandro Christophersen en estilo academicista franc√©s, la remodelaci√≥n concluy√≥ en 1898. La vieja entrada del caf√©, por la calle Rivadavia, sigui√≥ existiendo como acceso secundario, pero en la actualidad se encuentra cerrada de forma permanente.

Comenzaba el nuevo siglo, y el coraz√≥n ūüíď del Caf√©¬†Tortoni, ahora bajo el mando de otro ciudadano de origen franc√©s,¬†Celestino Curutchet, comenzaba a latir al ritmo de la Ciudad.

El 24 de mayo de 1926 comienza, en el subsuelo del edificio, la Pe√Īa literaria del Caf√© Tortoni.¬†Dirigida por Benito Quinquela Mart√≠n, el gran pintor ūüé® del barrio de La Boca ūüĒĶūüü°ūüĒĶ, era un espacio donde, adem√°s de lecturas de poes√≠a, se organizaban concursos literarios‚úćÔłŹ, conferenciasūüéô, debates y funciones musicalesūüé∂. Cuando el espacio comenz√≥ a quedarles chico, el caf√©¬†les ofrecer√≠a el espacio de la bodega, trasladando su viner√≠a ūüć∑ a otro lugar, tal era la importancia que se le dio all√≠.

Entre¬†las figuras ilustres que frecuentaban¬†la pe√Īa, y por l√≥gica las mesas del Tortoni, estaban Alfonsina Storni, Baldomero Fern√°ndez Moreno, Conrado Nal√© Roxlo, Roberto Arlt, Jos√© Ortega y Gasset, Jorge Luis Borges. Tambi√©n desfil√≥ gente de la pol√≠tica como Lisandro de la Torre, Ernesto Palacio y Marcelo Torcuato de Alvear; as√≠ como prestigiosas presencias internacionales, tales como Albert Einstein, Federico Garc√≠a Lorca y Luigi Pirandello.

Entre 1962 y 1974, un grupo de j√≥venes escritores¬†ūüďď comenz√≥ a reunirse en el caf√©, cada viernes, en torno a figuras algo mayores como los escritores Abelardo Castillo y Humberto Constantini. As√≠ fue naciendo una nueva Pe√Īa -la cl√°sica hab√≠a desaparecido hacia 1943-, un poco m√°s informal,¬†que contaba con las, a√ļn n√≥veles, presencias de Liliana Heker, Isidoro Blaisten, Ricardo Piglia, Vicente Battista, y Horacio Salas, entre otros. De estas reuniones surgieron¬†tres revistas de notable influencia en el panorama literario cultural de aquellos a√Īos: El grillo de papel, El escarabajo de oro y El ornitorrinco.

El¬†Gran Caf√©¬†Tortoni,¬†m√°s all√° de cambios en su administraci√≥n y algunos altibajos econ√≥micos, nunca dejar√≠a de perder su impronta y siempre seguir√≠a abierto a toda inquietud art√≠stica, reinvent√°ndose y acompa√Īando la cultura porte√Īa.

En el interior del Tortoni, nos encontramos con unas cien mesas de roble y m√°rmol veteado en verde y blanco, junto con sillones y sillas de roble y cuero ūü™Ď. En las paredes podemos ver dibujos y pinturas de ūüĖľ Quinquela y Severi.

La Bodega, en el subsuelo, se convirti√≥ en una sala, escenario de diferentes artistas de tango y jazzūüéľūüéļ. Desde 1978, por ejemplo, act√ļa todos los s√°bados la¬†F√©nix Jazz Band, un banda argentina de estilo Nueva Orleans; tambi√©n all√≠ se siguen realizando presentaciones de libros y eventos culturales.

Adem√°s est√° la biblioteca, con una colecci√≥n de m√°s de mil¬†libros ūüďö que tratan sobre la historia de Buenos Aires; all√≠ antes funcionaba una peluquer√≠a ūüíą y se mantienen los sillones y espejos donde anta√Īo los parroquianos iban a cortarse el pelo y afeitarse.

La otra sala es la Alfonsina Storni,¬†en homenaje a la gran poeta cuyo suicidio conmovi√≥ a sus colegas¬†de la pe√Īa. All√≠ se organizan recitales de poes√≠a y se exponen y venden obras pl√°sticas de artistas j√≥venes.

Así como en la vereda del café, nos recibe una estatua del poeta Horacio Ferrer; entrando podemos encontrar, en un rincón, a las figuras de Carlos Gardel, que en vida supo tener una mesa reservada exclusivamente para él, compartiendo una imaginaria charla con Jorge Luis Borges y Alfonsina.

Los vecinos y las vecinas de la Ciudad,¬†a trav√©s de¬†Participaci√≥n Ciudadana, pudieron acercarse de diferentes modos al Tortoni, participando de un reconocimiento a su historia durante la tercera edici√≥n del festival FECA¬†‚ėē, al celebrar sus 160 a√Īos mediante la recreaci√≥n de uno de sus salones caracter√≠sticos; as√≠ como tambi√©n vot√°ndolo como uno de sus caf√©s favoritos.

En 1984 el¬†Museo de la Ciudad¬†le otorg√≥ un diploma ūüďú reconoci√©ndolo como¬†Testimonio vivo de la memoria de la Ciudad. Posteriormente se le dio el t√≠tulo de¬†caf√© notable por la respectiva Comisi√≥n y, en reconocimiento a su trayectoria, la¬†Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires¬†impuso el¬†D√≠a de los Caf√©s¬†en homenaje a la fecha de su inauguraci√≥n sobre la Avenida de Mayo.

Entre el art nouveau y el neocl√°sico, recordatorios de la Belle √Čpoque porte√Īa, aguarda el Caf√© Tortoni, un orgullo y emblema de nuestra Ciudad, en el que la historia convive con lo nuevo en perfecta armon√≠a, uno de esos lugares que vale la pena seguir redescubriendo.


#CulturaEnCasa

#CuidarteEsCuidarnos 

¡Compartí esta información con tus vecinos y vecinas del barrio!


Quizás te interesen las siguientes notas:

 

 

Dej√° tu Comentario